Ruta Mascarat

Esta pequeña playa es de canto rodado y está abierta al sur, encontrándose protegida por una escollera a la derecha y por un brazo montañoso a la izquierda. Nos dirigimos hacia él y comenzamos el recorrido siguiendo su perfil. Desde el principio destaca la abundancia de posidonia, aunque a medida en que nos separamos de la pared, hacia la derecha, hará su aparición el arenal e inmediatamente la presencia de finas hojas de Cymodocea nodosa, que al igual que la Posidonia oceánica es una fanerógama marina, o lo que es lo mismo, una planta herbácea con tallo, raíces, hojas y flores.

Entre ambas praderas se abre un luminoso arenal y si nos fijamos detenidamente, tal vez delatemos la presencia de alguna pelaya o una pequeña sepia. Si seguimos hacia la pared, el fondo aparecerá cada vez más cubierto de grandes plantas de posidonia que albergan innumerables especies como castañuelas, salpas y tordos; en seguida comenzará a cambiar el fondo al hacer su aparición los bloques cada vez más grandes de piedra, tapizados a veces con estrellas, y que permiten con sus mil oquedades el refugio de especies más huidizas como el pulpo, el anaranjado tres colas (Anthias antias) y sargos. Un paseo realmente bonito donde disfrutar de aguas cristalinas y con unos fértiles fondos que acogen una buena representación de la fauna y flota litoral mediterránea.

Ruta 2: Illeta de l´Olla

Rutas desde barco